Hola Javichico

Hace ya dos años de esta frase en facebook. Si, dos años ya, quien me lo iba a decir. Lo recuerdo como si fuera ayer. Un 29 de abril que realmente comenzó el 28 con la llamada de mi padresico a las 9 de la mañana preguntándo que si habia novedades. Me despertó, a mi madre y a mi, que estabamos agustito cada una en su cama ya que ese dia no teniamos prisa por nada. Le regañé, le dije que si hubiera novedades que ya le avisarimos, que estaba durmiendo. Y yo, como soy así, una vez que me despierto y salgo de la cama, pues no me puedo volver a dormir.

Asi que en pie. Desayunamos, camas, recoger la casa, y a lavar edredones en una lavanderia autoservicio! Si por mi madre fuera los hubiera lavado en casa, pero no me fio yo de mis cuerdas de tender y mi lavadora es pequeña. Asi que bolsones de edredones, barriga, futura abuela y yo, paseando por el barrio para lavar y secar. Visita al ahorramás para comprar el pan y a casa.

El Ingeniero llegó para comer. Mi madre hizo “sopita de bebé” como la llama el niño de mi primo (lo que viene a ser una sopa de pescada con patatas de toda la vida, esa que te hacia tu abuela cuando estabas malo de la barriga) y ensalada. A las 3 teniamos médico. Asi que nos subimos al centro de especialidades y a pasar revisión. Peso correcto, tensión correcta, monitores correctos, dilatada 3 cm, tapón mucoso expulsado pero apenas borramiento del cuello del útero. Me dio de alta, diciéndome que al día siguiente que tenia monitores ya me dirian que si para tal día no paría, cita para inducción, aunque el creia que de esa semana no pasaba.

Al salir, entraba mi amiga Mayte (a Lucía le faltaba todavia un mes para llegar, para quitarles el mal rato a sus padres de que el atleti no ganara la champions), compi de la piscina. La esperé y nos fuimos a dar un paseo al Carrefour y merendar tortitas de la cafeteria del centro comercial. Nos pusimos como el kiko. Y mientras me apretaba mis tortitas con nata y chocolate, la barriga se ponia dura, y el mister, con tanta glucosa, se ponia a tope. Entramos a comprar al super, bragas de esas baratas y altas, de algodón que para el postparto vienen muy bien, y si se manchan no te da apuro tirarlas. Y a casa.

Me iba a volver andando, pero a mitad de camino (y pasando por un kiosko, que compré una revista que regalaban un bibe, el que terminé regalando porque lo usé para nada) cogi el bus. Estaba algo cansada. Serian las 6 de la tarde. Sobre las 7.30 llegó el ingeniero y me dijo de dar un paseo. Asi que salimos a darle la vuelta al barrio. Al volver cenamos los tres, no recuerdo que cenamos, pero si se que fue algo ligero. Ahi ya empecé a sentirme algo regular. Ya en el segundo paseo con el ingeriero estaba un poco chunguilla. Después de un finde a tope (vinieron mis suegros por si era puntual y salia de cuentas el 26, el sábado a un asador y yo a tope y el domingo de tranquis en casa, pero con molestias) ya veia que esto llegaba a lo que tenia que llegar.

Tras recoger la cocina nos sentamos a ver al Chicote. Y ahí ya empezaron las contracciones fuertes. No eran seguidas pero si eran más fuertes que otras veces. La sensación era como me dijo mi amiga Gema: como si se te abriese el culo. Pues a mi se me abria desde mitad de la espalda. El Ingeniero ya estaba en la cama (se olia el percal) y yo en el salón con mi madre intentando ver la tele. Pero terminó el programa y la verdad que estaba cansada. Me meti en la cama, intentaba descansar pero no podia muy bien, duchita de agua caliente en los riñones como habia leido…pero ya me dió el miedecillo asi que levanté a la gente, y nos preparamos para irnos al hospital. Que me mandaban a casa, vale, pero yo queria ir para quedarme tranquila.

Sobre las 4.30 llegamos. El taxista que nos llevó muy simpático y rapidito. Tras explorarme dijeron que al estar de 3 cm y con contracciones seguidas, para arriba. Nos dieron paritorio, y alli a esperar. La verdad que fue lento, muy lento. Pasé por la fitball para estar más cómoda, hice pipí, caquita, estube de pie, mirando twitter, intentando dormir algo, hablando con la matrona sobre la donación del cordón y demás. Rompí aguas en el baño al ir a un pipí. Sobre las 6 de la mañana pedí la epidural ya que tras el trajín del día anterior estaba algo cansada, las contracciones dolian, si, eran soportables, pero yo queria dormir algo. Me la pusieron, y mi gozo en un pozo puesto que me parcheó y solo se me durmió una pierna. Asi que llegó la mañana, cambio de matronas, y esto que seguia igual. Ya a la nueva matrona con su matrona en prácticas les dije que esto tenia que salir ya, que tenia hambre y queria un macdonalds (todo el que haya estado en el Hospital La Paz sabe que en la plaza hay un macdonalds). Asi que nos marcamos como objetivo el llegar para la comida y que me subieran a la habitación un Happy Meal. Esa misma mañana tenia monitores, y mis amigas preguntándome que que tal, y yo mintiendo cual bellaca diciéndoles que bien, que decían que a mayo no llegaba (si, lo sé, fui un poco zorra)

Pero aqui el Pollito tenia algo que decir. Todo el embarazo con la barriga baja y el encajado y en su sitio, y justo en ese momento, ese dia, dijo que del plano 2 de Hodge no bajaba. Y por mas que yo empujaba, mis pujos no eran efectivos (recuérdese las más de 24 horas sin descansar que llevaba la menda en el cuerpo).  Asi que ahí estabamos, las 2 de la tarde, no se si con mas sueño o hambre, y nos pusimos a empujar. Recuerdo que me quedaba dormida entre contracción y contracción,entre pujo y pujo, que El Ingeniero estaba allí al lado sujetándome la mano y diciéndome que empujara. Pero aquello no cambiaba. Asi que a eso de las 3.30 llamaron a la ginecóloga y alli todos a empujar. Nada de nada. Asi que vino el anestesista. Cuando se presentó y me dijo que ibamos al quirófano pregunté si el niño estaba bien. Estaba bien pero ya tantas horas, pues tenia que salir. Prueba de parto en quirófano. Dos lagrimones salieron. Lloraba de pena. Me veia en una cesárea después de casi 12 horas allí esperando, la verdad que no creo que sea del agrado de nadie (no digo que una cesárea sea lo peor, pero no creo que sea como nadie se espera que termine su parto). Asi que fuimos a quirófano, me cambiaron a la mesa esa que te tumban, cables por el pecho y chute de anestesia que noté como en 3 segundos la pierna que no se me habia dormido desaparecia, me decían que subiera la pierna al potro y no podía, me pesaba 1000kilos. En resumen, varios pujos con ayuda de la matrona, episiotomia, fórceps preparados (que no usaron al final) ginecóloga ayudando a sacarlo, todos alli animando…y Pollito llegó. 4.20 de la tarde. Me quede parada que hasta las auxiliares me dijeron que le diera un beso. Ya todo terminó. O bueno…empezó.

wp-1460310269553.jpeg

Anuncios

Un pensamiento en “Hola Javichico

  1. Ay qué bonito y qué largo…Con Aitana me pasó igual. Me fui de madrugada por si acaso y estuve un día entero en el hospital hasta la madrugada del dís siguiente. Y sí, se me desplazó el catéter y se me durmió una pierna. Y esta que se empeñaba en subir y no le daba la gana, y no, como tú no tenía fuerzas de pujar. Pero llegó y se enganchó y ya. Qué recuerdos, qué dolores, los peores, y sí, el camino con Pollito empezó. Aprovecha que dentro de nada será Pollo, y echarás de menos su intensidad. Enhorabuena amiga. Un besote

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s